26 abr. 2013

Bitcoin: asumir nuestra responsabilidad

Si estás pensando asomarte al mundo de Bitcoin quiero hacerte una advertencia. Bitcoin tiene un sin fin de bondades: es anónimo, es dinero descentralizado, el control está en manos de sus millones de usuarios. Su valor depende de la oferta y la demanda, los costes de transferencia son casi nulos, el tiempo de confirmación cuasi-inmediato, es tu dinero y tu lo controlas sin depender de terceros, ningún gobierno lo puede confiscar, pero...
Pero tienes que asumir tú responsabilidad.
Bitcoin es una genial forma de pago, la mejor que existe en este siglo XXI. Anónima, ya que no tienes que dar tus datos y nadie podrá suplantar tu identidad, inmediata, irreversible, en definitiva, es dinero en efectivo.
El uso que hagas de esta herramienta es tu responsabilidad. Puedes emplear un martillo para construir tu casa o para romperle la crisma a tu prójimo.
Puedes utilizar Bitcoin para pagar las cervezas que tomas con tus amigos, comprar el pan, un coche, hacer donaciones a una ONG o puedes emplearlo para comprar sustancias prohibidas por la legislación del país en el que vivas, traficar con armas o dedicarte al juego y la pornografía. Todo eso es decisión tuya y puedes hacerlo, tranquilamente, con euros, dólares, yenes, bolívares o pesos. Bitcoin no hará mayor diferencia.
Bitcoin es una maravillosa herramienta que puede permitirnos hacer negocios con millones de personas que no tenían acceso al comercio electrónico por carecer de tarjetas de crédito. pequeños comerciantes que podrán ofrecer sus productos al mundo entero con un medio de pago seguro y totalmente fiable. Bitcoin nos puede significar un ahorro excelente en tiempo y comisiones por los pagos que hagamos y garantizar al vendedor que la operación es irreversible. Menos comisiones significa un costo menor de producto, más ventas y mas gente satisfecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario